Jornada de Delegados - Agost - 20/07/19

 

No cabe duda, la reciente Jornada de Delegados de la ADSPA en la localidad de Agost celebrada el día 20 del corriente mes de Julio, resultó cuanto menos un éxito interesante y singular, un acto que volver a celebrar con el mismo resultado de asistencia y espíritu.

 

Una matinal donde fuimos acogidos por su alcalde-presidente Don Juan José Castelló Molina, quien permaneció con nosotros en tanto que sus compromisos previos le permitieron, convirtiéndose en nuestro mejor valedor en la coqueta localidad de Agost.

 

Con la sala repleta de asistentes, dimos inicio a la asamblea en donde repasamos de nuestra Memoria anual lo concerniente a las acciones propias de nuestra actividad.

 

Tuvimos oportunidad de escuchar las palabras animosas de nuestro anfitrión, y aquellas otras que el presidente de Aspanión (Asociación de Padres de Niños con Cáncer de la Comunidad Valenciana) Don José Bernardo García Blanquer, quien nos ilustró a seguir en esto de las colectas de sangre, dada la importancia que para los tratamientos de sus hijos tienen todas y cada una de las bolsas de sangre, plasma o plaquetas que a diario se recogen en nuestra provincia.

 

También contamos con la valiosa intervención de Don Miguel Ángel Martínez Vilaplana en su valiosa faceta como donante de plasma.

 

Tras unas palabras en memoria de nuestros fallecidos compañeros delegados Salvador Leal Rico (de Castalla) y Eleuterio de la Fuente (de Aspe), nuestro presidente Don Juan A. Collado San Eustaquio daría por finalizada la reunión matinal.

 

En cuanto se allegó a nosotros un guía del museo a visitar (Museu de Cantereia D´Agost), dimos inicio a nuestro periplo por las dependencias de aquel estupendo y edificador museo por donde deambulamos hasta visionar cuantas bellezas cerámicas nos fueron mostradas.

 

También nos enseñaron a conocer y valorar tan artesanal oficio, y es que ningún pueblo debiera olvidar todas las cosas de su pasado.

 

Todavía con la admiración en nuestros rostros, nos acercamos hasta un restaurante local donde dimos rienda suelta a nuestra camaradería con una copiosa y ejemplar comida.

 

Tras la misma en la que nadie se marcharía hasta el momento en que nuestro presidente se levantara de la mesa, retornamos a nuestras localidades.

 

Sin duda alguna, en Agost fuimos muy bien atendidos y lo pasamos de maravilla. Difícil olvidar esta Jornada de Delegados.

 

Solo Dios sabe cuándo y dónde se llevará a efecto la siguiente.

 

 

 

Síguenos en
Twitter

Últimos
artículos

Síguenos en
Facebook

Nuestras
fotos

Nuestros
videos